top of page

La segunda epidemia del siglo XXI... El estrés.

El Covid-19 no ha sido la única pandemia que nos ha afectado a nivel personal, familiar y laboral en los últimos años. El estrés, se ha convertido en el enemigo común de 9 de cada 10 personas, afectando en varios ámbitos, incluyendo a la salud.



Existen varios factores que denotan el estrés en una persona, pero uno de los más comunes es el trabajo. El estrés laboral vive muy presente en los empleados y directivos de cualquier nivel, por altas cargas de trabajo, inseguridad laboral, plazos de tiempo precipitados, falta de apoyo, ambiente laboral pesado, entre otras. Considerando que el trabajo en promedio equivale a un tercio de nuestra vida, podemos afirmar que el estrés laboral es uno de los mayores problemas de salud en la actualidad.


Según un informe de Gallup, “State of the Global Workplace 2023”, reveló que el 59% de los empleados están “renunciando en silencio”, porque no se sienten comprometidos con sus funciones y el 44% sufre de mucho estrés en sus empleos.


El mercado laboral es cada vez más competitivo y demandante, por lo que la necesidad de ser más productivos, eficientes y mostrar resultados, ha hecho que las personas estén en un constante estado de supervivencia y por lo tanto, incrementando el nivel de estrés a un grado que compromete la salud, generando un desequilibrio físico y mental.



Se han observado dos fenómenos laborales a partir de esto, que son el ausentismo, el cual implica que los empleados decidan no presentarse al trabajo debido a problemas de salud ocasionados por estrés, o el presentismo, que implica que aunque los colaboradores se presenten físicamente al trabajo, no estén realmente comprometidos con éste.


Entonces, ¿Cómo podemos reducir el estrés laboral? Te dejamos estos 3 tips:


  1. Gestionar tu tiempo: Tener un control del tiempo, es de suma importancia para tener mayor control y por lo tanto, menor estrés. Es fundamental priorizar tareas, establecer metas realistas y planificar, para que el trabajo fluya más y el tiempo rinda.

  2. Establecer límites: Aprender a decir NO es primordial en cualquier aspecto de la vida y sobre todo en el trabajo. Muchas veces, por querer terminar a tiempo, por querer complacer a alguien o destacar en el trabajo, por falta de tiempo, o por muchas otras razones, uno se sobrecarga de responsabilidades y actividades que impiden tener un balance entre la vida personal y la vida laboral, implicando mucho tiempo y esfuerzo demás; tienes que aprender a poner límites.

  3. Autocuidado: Poner tus prioridades de vida hasta el final, es un grave error que contribuye al estrés. Aprende a cuidar de ti y a dedicar tiempo de calidad a tu bienestar, haciendo ejercicio, comiendo bien, procurando a tu familia y a la gente que quieres, dándote el espacio y tiempo para ver tu serie favorita, etc. Asegúrate de estar bien en las áreas personales de tu vida y verás cómo la vida laboral, será mucho más amena.

Aprender a manejar el estrés es esencial para vivir una vida plena y triunfante. Aunque no podemos evitar tener cierto nivel de estrés en algunos momentos, debemos evitar ser controlados por éste.


 

En iDHunt somos especialistas en hacer crecer a las empresas a través de las personas, asimismo contamos con las mejores herramientas para potencializar el talento que requiere su organización.


Si requieren ampliar la información, no duden en contactarnos, será un gusto poder ayudarlos.


5 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page