top of page

¿Por qué trabajas? El Salario Emocional


¿Por qué trabajamos?


Además de las retribuciones económicas que recibimos cuando trabajamos para alguna empresa, persona o negocio, existen "salarios emocionales", que como lo expresa el término, nos aportan mucho más que dinero que se va a la cartera.


Actualmente, el clima laboral, los incentivos no monetarios y los factores emocionales, son cada vez más decisivos para querer o no laborar en alguna organización. Esto se debe a que independientemente del salario que podamos recibir, tener incentivos que nos hagan sentir más valorados por la empresa, siempre nos motiva a trabajar mejor y por gusto, no tanto por necesidad.


"El salario económico es la base, pero hay que sumar a esa ecuación todo lo demás, todos aquellos elementos que te ayudan a crecer personal y profesionalmente. Eso es el salario emocional" comenta Marisa Elizundia, especialista en recursos humanos.


Muchas empresas utilizan el salario emocional como maneras de atraer talento y de conseguir lealtad, considerando que más allá de lo económico, debe de existir una razón por la que deseamos colaborar para ciertas empresas o personas. Sin embargo, es muy importante tomar en cuenta que un alto salario emocional, no puede compensar un bajo salario económico; tiene que ser proporcional.


Algunos ejemplos de salario emocional son: un horario flexible, días libres, beneficios como vales de despensa, fondo de ahorro, gimnasio, espacios de distracción en la empresa, entre otros.


Existen 10 factores que determinan al salario emocional, según María Elizundia:

  1. Libertad: sentir que tenemos libertad para realizar proyectos propios y que aportamos al equipo

  2. Pertenencia: saber que pertenecemos a un grupo

  3. Proyección: tener la oportunidad de crecer a corto, mediano y largo plazo

  4. Disfrute: gozar y disfrutar del trabajo

  5. Creatividad: salirse fuera de la caja y poder experimentar con más

  6. Mejora: crecer continuamente y mejorar en todos los aspectos.

  7. Inspiración: Cuando tu trabajo te da oportunidades, uno se siente inspirado.

  8. Crecimiento personal: un buen trabajo da la oportunidad a la mejora personal, pues permite tener una "vida" fuera de éste.

  9. Sentimiento de Propósito: reconocer que trabajas ahí por una razón fuera de lo económico

  10. Crecimiento Profesional: ejercer habilidades y talentos para ser mejor profesionista

Considerando que pasamos un tercio de nuestra vida en el trabajo, es muy importante aprender a balancear la vida laboral con la personal y convertir esta parte tan importante de nuestras vidas, en un lugar y momento que nos haga sentir llenos, felices, agradecidos y con muchas ganas de crecer.

16 visualizaciones0 comentarios

Commentaires


bottom of page