top of page

Liderazgo Positivo: Precursor de un Entorno Organizacional Favorable


Tanto un liderazgo positivo como uno negativo conducen al alcance de objetivos. La diferencia versa en el costo que tiene para los equipos y organizaciones el proceso que aplica cada uno para llegar a esas metas. Los líderes positivos pueden conducir a su gente desde una perspectiva asertiva en cuanto a comunicación y motivación; mientras que, en su contraparte, el líder negativo se vale de su posición y se impone mediante el uso de su poder con tal de llegar a los resultados.


Cabe recordar que el liderazgo negativo y el estilo de mando, figuran dentro la lista de Factores de Riesgo Psicosocial (FRP), que contempla la NOM-035. Estos, desembocan en diversos riesgos psicosociales (RP), traducidos como afectaciones físicas, psicológicas y sociales para los trabajadores que, a su vez, impactan el desempeño general de la organización.


Lamentablemente, en muchos lugares priorizan el alcance de resultados a costa de lo que sea, sin prestar atención de las formas y tratos con los que los líderes gestionan a sus subordinados para tal fin. Esto significa convertirse en una organización tóxica, contrayendo serios problemas, que involucran desde el capital humano, al posicionamiento de la reputación de la empresa en el mercado.



La NOM-035, tiene como objetivo detectar, analizar y prevenir, condiciones laborales que puedan representar un riesgo psicosocial. A la par, pretende un involucramiento activo de los trabajadores con su empresa para construir este entorno organizacional favorable, que implica que la gente ostente desde sentido de pertenencia, hasta claridad en su rol, funciones, participación y reconocimiento.


Pero, ¿cómo contribuye el líder a este par de objetivos que plantea la normativa? Dicha figura tiene esta responsabilidad compartida al ser un facilitador de su cumplimiento. Hoy en día, en un reto todavía mayor, que va más allá de su función de directriz, y de tener que afrontar una gestión a distancia con la conjugación tecnológica, está todavía sobre esto, el coadyuvar a mantener esos entornos y equipos de personas saludables, eficientes y comprometidas aún en la distancia física.


Si bien la norma específica que su aplicación es dentro de los centros de trabajo, no podemos ignorar la realidad del nuevo contexto. Y es que el tema de la Covid-19, se muestra como un nuevo factor de riesgo que no está excluido de ser atendido en el mismo tenor que el resto de los factores. Y aun cuando el teletrabajo se haya implementado ya con formalidad como una forma de trabajo prácticamente permanente en muchos lugares, aún existe - y con mayor razón ahora-, esta responsabilidad de cuidar a la gente.


Más que tener presentes las sanciones económicas que aplica la norma por incumplimiento, hay que tener bien claro que las organizaciones son lo que son y llegan a donde llegan, por su gente. Su capital humano siempre será su valor más importante, por lo que hay que priorizarlo, y con especial atención en el contexto actual. Y sus líderes son referente importante en tanto a ser agentes preventivos, y promotores de buenas prácticas.


Y sobre este último punto, mucho se ha hablado ya de que el liderazgo que requieren las organizaciones en este momento es diferente al que se buscaba hasta hace algunos meses. Esto nos remite al tema de sus competencias, aunado al tema de la norma; pues mucho más allá de la experiencia, estaremos buscando gente humanamente más cercana, accesible e inspiradora, adicionado a las características de estratégico y visionario.


Un liderazgo deficiente es un peligro en muchos sentidos. Es importante no desatender un aspecto tan crucial, y hacerlo con plena conciencia y compromiso del beneficio que representa el bienestar de la gente en todas sus dimensiones, sumado a contribuir y atender el esfuerzo que hacen hoy nuestras autoridades en materia de trabajo para este fin.


Detectar el potencial de éxito de los líderes y su capacidad para encarar la complejidad de la nueva normalidad puede ser una tarea complicada, más cuando no se cuenta con las herramientas adecuadas para hacerlo. En iDHunt, evaluamos a todos nuestros ejecutivos a través de Profiles PXT Select y su informe de liderazgo; herramienta que nos ayuda a medir la adecuación laboral, y genera una imagen clara de la capacidad del candidato en función de sus habilidades cognitiva s, los rasgos de comportamiento y los intereses.


 


ACERCA DE IDHUNT


iDHunt es una consultoría enfocada en la optimización de las áreas de recursos humanos, mediante estrategias confiables para que las empresas crezcan a través de sus empleados.





45 visualizaciones0 comentarios

Comments


bottom of page